Re: Zero - Starting Life in Another World (Cantonese) - 從零開始的異世界生活 - Episode 08 | Iron Flowers | 1x04 Killing Eve

Top Peliculas Series Próximos estrenos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6.9
Género:

Drama

País: USA
Duración: 133 min.
Año: 2017
Director: Barry Levinson
Reparto:
Robert De Niro, Michelle Pfeiffer, Kristen Connolly, Lily Rabe, Hank Azaria, Alessandro Nivola, Nathan Darrow, Kathrine Narducci, Michael A. Goorjian, Sophie von Haselberg, Kelly AuCoin, Michael Kostroff, Marta Milans, Reagan Grella, Geoffrey Cantor, Doris McCarthy

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
Opción 3 Opción 5 Trailer

The Wizard of Lies

The Wizard of Lies
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent LATINO 2.13 GB
Descargar Mediafire LATINO 2.13 GB
Descargar Mediafire LATINO 2.13 GB
Descargar Openload LATINO 1.3 GB

Carlo Ponzi fue un inmigrante italiano que en Estados Unidos estafó a miles de personas con un esquema de inversiones fraudulento. Se aprovechó de muchos humildes inmigrantes como él, que le depositaron sus ahorros y su confianza. Corría el año de 1920 donde un discurso prometedor quizá valía como herramienta de convencimiento.Su nombre se inmortalizó, de manera negativa, al llamarse “Esquema Ponzi” o “Ponzi Scheme” a todo tipo de estafa de características similares. Bernard Madoff uso un esquema Ponzi para engañar y estafar a inversores estadounidenses por un total de 52,000 millones de dólares. La diferencia es que lo hizo en el siglo XXI, en la era en que se sabe todo de todos, y no sólo engaño a personas, sino también a entidades bancarias y fondos de inversión. The Wizard of Lies es la historia de Bernie Madoff, contada con un buen pulso por Barry Levinson. Robert de Niro lo personifica en un papel muy medido, sin las explosiones emocionales a las que nos tiene acostumbrados en sus papeles biográficos. De Niro borda un papel con una sobriedad absoluta; papel que intenta descifrar en la codicia de los seres humanos las razones de semejante historiaConviene no googlear a Madoff ni enterarse los pormenores de la historia. Levison hace una buena tarea también con los personajes secundarios que también sufren, en mayor y menor medida, ante el derrumbe del castillo de naipes que Madoff por más de 20 años supo conservarMichelle Pfeiffer hace de su esposa, una sexagenaria que no se entrometía en los negocios y estaba acostumbrada a una vida de lujos en la Manhattan que no llegan a ver los turistas. Además de poner de manifiesto que todos estamos viejos si Michelle Pfeiffer ya hace de sexagenaria, la actuación de Pfeiffer es interesante. También en un tono mesurado, nos muestra como su vida se derrumba y como toda su familia empieza a descomponerse. Por una parte, soy un tardío fan de la cinta original. En 1983 me pareció un pestiño (era un adolescente abducido por ‘La guerra de las galaxias’); en 1992, en mi opinión, el montaje del director mejoraba (y mucho) la propuesta; pero no fue hasta hace algunos pocos años, ya en formato blue-ray, en que me sedujo y cautivó por completo y sin reservas. Por otra parte, soy un entusiasta admirador del director Denis Villeneuve, de quien sólo he visto aciertos de todo género y planteamiento, un virguero de las imágenes y del montaje, un artista incontestable y evidente, lo mejor que me he encontrado en una sala de cine en lo que va de siglo. Es decir, que iba con ganas y sana curiosidad al cine, esperando encontrar un propuesta inédita y – sea cual fuera el camino elegido – llena de aciertos… pero nada más lejos de la realidad.Pero vayamos por partes, porque hay muchos aciertos pero también otros tantos deméritos dignos de mención. Entre lo positivo está la puesta en escena que recrea, prolonga y amplía la arrebatadora estética primigenia: esa llovizna casi constante, esa ausencia de horizonte, claridad y sol, ese opresivo presente de pesadilla que parece abocarnos al abismo, esa mezcolanza entre replicantes y humanos que vuelve confuso lo cotidiano y nos hace desconfiar tanto de lo que vemos como de lo que sentimos; una fotografía innovadora y sugerente, llena de claroscuros y contrastes, que nos engulle como un torbellino y nos escupe despojos hediondos a cada fotograma; una escenografía espeluznante que desdeña lo efímero y encumbra lo sintético y alambicado. Es decir, en cuanto al universo visual nos hallamos ante una propuesta insólita, apabullante y portentosa, llena de matices y aciertos.Sin embargo, las flaquezas y deficiencias acaban por erigirse en las grandes protagonistas de la función. Un metraje tan desmesurado como innecesario (sobra casi toda una hora), alargando las escenas hasta la inanición y la abulia; una historia tan poco carismática y tan porfiadamente vaporosa que hacedesfallecer el ánimo y obliga a esperar a que la próxima escena rescate del tedio al espectador y haga avanzar la trama hacia algún lugar digno de interés, cayendo siempre en subrayados innecesarios y en tópicos previsibles, ahogando toda ambigüedad y anulando cualquier estímulo. La calma y el reposo casan mal con una supuesta cinta de acción, por muy ensimismada y reflexiva que pretenda ser. Y las cavilaciones sobre la vida, la muerte, los milagros de la existencia y la magia de la procreación resultan tan patosas como primitivas, tan superficiales como chirriantes.Hay algunas escenas aisladas que descuellan y deslumbran, dignas de perdurar en la memoria cinéfila (como, entro otras, ese baile erótico que sobrepone a dos personajes en abigarrado aquelarre de lo imposible o ese ‘nacimiento’ brusco y sin remilgos de una replicante abocada a su exterminio), pero son momentos inconexos y solitarios, que impresionan por su esplendor y singularidad, pero desentonan por carecer de engarce y coherencia.