Regarder | Daphne and Velma 2018 | OpenLoadHD

Top Peliculas Series Próximos estrenos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6.4
Género:

Action/ Thriller

País: USA
Duración: 111 min.
Año: 2017
Director: Michael Cuesta
Reparto:
Dylan O'Brien, Michael Keaton, Taylor Kitsch, Sanaa Lathan, Scott Adkins, Shiva Negar, Trevor White, Mohammad Bakri, Alaa Safi, Tolga Safer, Aso Sherabayani, Gioacchino Jim Cuffaro

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
Latino Opción 2 Opción 3 Opción 4 Opción 5 Trailer

Asesino: Misión venganza

American Assassin
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.79 GB
Descargar Openload Latino 1.10 GB
Descargar Mediafire Latino 1.79 GB CC
Descargar Mega Latino 1.79 GB

Tras la muerte de su prometida en un ataque terrorista, Mitch Rapp es reclutado por los Black Ops y entrena bajo la dirección de Stan Hurley, un agente de la CIA. Rapp y Hurley tendrán que llevar a cabo una misión para detener una operación que podría desatar el caos a nivel internacional.Uno de los más tristes atributos de nuestro desgraciado sino (desde que nacemos dando tumbos por el mundo, deambulando como sonámbulos, sin por qué ni cuándo) se muestra, como un asaltador montaraz agazapado en cualquier oscuro recoveco de la noche, en el momento de elegir (si damos por bueno ese espejismo, otro más); ahí se abre de piernas, nos incita a mala idea, el terrible instante en que nos damos cuenta de todo lo que, cada segundo, perdemos sin remisión, las montañas de oportunidades y renuncias que nuestras decisiones acarrean, como si fueran ristra de enfermedades venéreas tras cualquier peligrosa incursión amorosa, cada paso que damos significa millones de posibilidades despilfarradas, vidas abandonadas para siempre, mundos ya imposibles para ti, desiertos, traicionados, dejados de la mano de Dios, turba muda que te ruega por una esperanza de luz, zahúrda, zarabanda, Pavana para una infanta difunta.
Por ejemplo, yo mismo, esta fea noche de feroces augurios, cuando cogí el coche recién comprado al mejor precio teniendo en cuenta sus fascinantes prestaciones y todo lujo de comodidades y me dispuse, con mi santa esposa sin la que no soy ni media sombra ni tengo un cuarto de hostia, a arribar, cual pirata recién llegado del Caribe con las manos llenas tras infinitos saqueos, a las apetitosas salas, más bien las imagino bacantes o conchas rodeadas de anguilas, algas y corales, del cine, el que sea, eso no importa, el templo es para rezar, con el objetivo principal no ya de disfrutar de un merecido relajo y descanso tras un duro día de trabajo, sino que sobre todo con la generosa idea de apoyar a la industria cinematográfica mundial cuyos intereses comparto y de la que me siento felizmente identificado, más de la española por la causa patriota, pero no descarto ninguna otra, ni mucho menos desprecio a la norteamericana que es tan maja y cada día que pasa joyas por doquier y en derredor nos regala como fina lluvia y dieta sana, aportar mi granito de arena, eso decía que quería, no pierdo el hilo, solo estaba intentando precisar que era justo eso lo que pretendía y más deseaba, bueno, pues entonces, en ese preciso trozo de espacio-tiempo, como ya antes había señalado y no es cuestión de repetirse ni insistir, algo sucedió, lo vi, así lo sentí, algo se apoderó de mí, digamos que una epifanía o una ascensión mística me retenía, el caso es que conseguí vislumbrar todos esos lugares en los que me gustaría haber estado y nunca pude pisar por nuestro funesto sustrato que nos obliga a estar en un sitio cada rato y nos niega la mucho mejor bondad de la rica ubicuidad.