The Hard Times of RJ Berger
Movies 3D

Top Peliculas Series Próximos estrenos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6,8
Género:

Drama

País: Reino Unido
Duración: 107 min.
Año: 2016
Director: David Leveaux
Reparto:
Jai Courtney, Lily James, Christopher Plummer, Eddie Marsan, Janet McTeer, Ben Daniels, Mark Dexter, Mark Dexter, Stéphane Auberghen, Aubeline Barbieux

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
OK Latino Opción 2 Opción 3 Opción 4 Opción 5 Trailer

El último beso del Káiser

The Exception
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Descargar Openload LATINO 1.04 GB
Cargando...

Aparte de que esta película no llegara a estrenarse en España (la he visto por cortesía de M+), no deja de tener su aquel, pese a que es poquita cosa. De hecho, ignoraba por completo que el káiser Guillermo II viviera en el exilio después de la Primera Guerra Mundial, por haber sido considerado el artífice de la peor derrota militar de Alemania, y que los nazis no le tuvieran la menor simpatía.
Un oficial alemán es enviado a la residencia del káiser al sospechar que le han infiltrado un espía en su mansión, pero se enamora de una escultural judía durante su investigación. La película ahonda en la relación entre ambos, y entre la muchacha y el exiliado monarca. El debutante David Leveaux hace lo que puede con el material que le ha caído entre manos, y pretende entregar una mezcla vistosa de romance, guerra, espionaje y drama histórico, que al final se le escapa de las manos. Por suerte, ahí tenemos a Christopher Plummer, con esa elegancia y dignidad que pasea en su ocaso, para otorgar a la película cierto encanto. La pareja protagonista es desigual. Jai Courtney es algo sosillo, y Lily James se desenvuelve mejor. Por lo visto, ambos se desnudan por primera vez en la pantalla. Él exhibe unos robustos atributos (fugaces, no os hagáis ilusiones), y el breve plano del culo de Lily nos impulsa a darle ánimos para que no se ande con tapujos y se exhiba con más frecuencia y generosidad.
Por fin, consignar la estupenda aparición de Eddie Marsan como Himmler: está repulsivo, untuoso y, definitivamente, odioso. Una película para ver sin demasiadas expectativas, pero aceptable en sus escasas ambiciones.Se trata de una drama romántico británico que buenas y malas, aunque predominan las primeras. Argumentalmente es efectista y comercial, evitando los riesgos dramáticos, con muchas situaciones previsibles y el nudo narrativo puede y se revela rápidamente. Las buenas interpretaciones de Christopher Plummer y Lily James le aportan mucho realce para salvar las debilidades.
El debutante director David Leveaux consigue una combinación atractiva de personajes, ambientaciones y las aristas políticas de una Alemania en la que el nazismo avanza de manera arrolladora mientras arranca la Segunda Guerra Mundial.
En ese marco refinado, prolijo y muy acertado con la mayoría de las actuaciones, el guión escrito por Simon Burke muestra las mayores debilidades al intentar evitar complejizar la trama y optando por el melodrama en logar de ahondar en los conflictos.
La ópera prima de David Leveaux resulta una película llevadera, por momentos atractiva, pero todo es previsible y especialmente el vuelco más importante, salvo algunos pocos giros menores, y con un final que dilapida parte de los logros. Gracias a las buenas interpretaciones y las ambientaciones consigue remontar los problemas y se convierte en una drama poco dramático que deriva en un romanticismo demasiado meloso.La película es entretenida. La interpretación de Plummer está por encima del resto, incluso consigue ocultar las carencias de la película. Los diálogos son ingeniosos sin ser vertiginosos y arrolladores. La dirección gestiona perfectamente la tensión mezclando diálogos sosegados con escenas de acción. No obstante, la historia de amor no se la cree ninguno de los dos: ni el rudo oficial de las SS que de pronto se enternece con la criada, ni la sirvienta enamorándose del rudo oficial. El mejunje al que nos somete el director enreda tanto la trama que al final el sabor de boca que se queda es más parecido al de una historia de amor tradicional que al de un drama.